28 de noviembre de 2007

Es dinero o es orgullo...

... y ojo que no digo: "es dinero o es prestigio", porque el prestigio se lo gana como buena persona, como excelente profesional y con responsabilidad y cariño ante los que te quieren... El orgullo... El orgullo es otra cosa... Este fin de semana una amiga me puso a pensar acerca de asuntos laborales... Es decir, hay trabajos... ¡¡y trabajos!!...

Veamos las cosas con objetividad: supongamos, como primer ejemplo, un trabajo en una gran empresa, de reconocido prestigio nacional y/o internacional... Todos sueñan con trabajar ahí, en instalaciones de lujo, rodeado de atractivos compañeros/as de oficina y demás... Pero al ingresar te pagan poco, el ambiente laboral es tenso y a gritos, todo es para ayer, y prácticamente cada subordinado a oído en algún momento un "shushasumadre" de parte del Jefe de turno... Los minutos de descanso estan contados con cronómetro, y día a día ves como tus compañeros de trabajo se traicionan entre si con tal de agradar al Jefe y poder obtener un ascenso laboral... Es, pues, el trabajo en "una gran empresa"... Pero cuando te preguntan "¿donde trabajas?", con orgullo (¿ ?) respondes "en la empresa XXX"... Al pobre fulano que preguntó no le queda más remedio que poner cara de "Wowwwww..."

Veamos otro caso... Tu trabajo no es las mil maravillas: una mediana o pequeña empresa, con responsabilidades relativamente fáciles para tu perfil, y con poca o casi nada de proyección a futuro... La paga es moderada, pero te queda el tiempo suficiente para almorzar con tranquilidad y descansar unos momentos antes de seguir la jornada laboral... Tu Jefe y tus compañeros laborales son, además, tus amigos, y probablemente nunca se impedirían la posibilidad de mejorar u obtener mejores ingresos... Es verdad, no ganas lo que deberías tomando en cuenta todo lo que te esforzaste por conseguir tu título, pero al llegar a casa no sientes que quieres ahorcar al perro solo porque tuviste un mal día de trabajo, tu familia no siente el fastidio en tus palabras y más bien te sientas tranquilo a comer y a ver una película en la televisión... Y claro, cuando te preguntan "¿donde trabajas?", dices con humildad "en la empresa YYY"... Talvez muchos se rían a escondidas, pero tú sabes que la tranquilidad no se compra...

Estos son solo dos casos... Claro, hay muchos otros, muchas otras combinaciones, y tampoco es que en cada "gran empresa" te gritan y te maltratan día a día, ni tampoco es que en cada "pequeña empresa" te tratan de las mil maravillas... Pero, ¿vale la pena aguantarse el maltrato y el stress de un ambiente laboral tenso por un sueldo, por más grande o pequeño que este sea?... Si tienes proyecciones a mediano y largo plazo, tal vez... Pero en lo personal me sería muy difícil mantenerme con ánimo después de un día de trabajo así...

Por otro lado, ¿qué importa más? ¿La satisfacción de un buen sueldo en una pequeña empresa, o el orgullo que te da el trabajar en una grande aunque te pagen miserias? ¿Importa el dinero más que el bienestar?... La respuesta no es fácil: ni el dinero te da bienestar, ni el bienestar es sinónimo de riqueza... Además, las circunstancias del momento pueden inclinar la balanza de uno u otro lado...

Mensaje para la niña linda que me inspiró estas líneas (los demás, tápense sus ojitos): como yo veo tu situación, tú no estás comparando con objetividad las cosas... Sabes que en tu trabajo actual el ambiente laboral está matando tu bienestar lentamente, pero te quedas simple y llanamente por el orgullo que te da el nombre de la empresa... Pero estás comparando eso: el orgullo con el dinero que te ofrece la otra... Y ambas son solo en un plano de momentos... No estás valorando tu verdadero bienestar...

Repito mis palabras: Bienestar no es sinónimo de riqueza, ni tampoco el dinero te da bienestar... Es dinero o es orgullo, porque el prestigio te lo ganas de forma personal, sin importar cuanto ganes o en donde trabajas...

3 comentarios:

Chien dijo...

Si bien es cierto que el dinero es muy importante en nuestras vidas hoy día y que es bueno trabajar en una prestigiosa empresa, como dicen por acá en México, “a la chingada” si en esa empresa hay un ambiente desagradable… por mi parte yo he corrido con suerte… la universidad donde trabajo es buena, me pagan bien y el ambiente de trabajo en mi oficina es a todo dar… por eso estoy muy agradecido… lo principal es el ambiente de trabajo porque de eso afecta nuestro diario vivir.

Upssss ¿se podía comentar? Es que nos dijiste que: (los demás, tápense sus ojitos)…

El Diablo Abraxas dijo...

Precisamente este tema fue hace poco causa de una muy interesante discusión entre mi "polola" y yo. Ella siendo una mujer exitosa (y un poquito ambiciosa), me quería mandar a trabajar horas extras para explotar del todo mi capacidad laboral y llegar a ser "CEO" de la compañia donde trabajo (lo cual es perfectamente posible)... Sin embargo yo le dije que no me importaba en lo mas mínimo ser CEO, sino estar con ella todo el tiempo posible. Ella me vio con cara de "no mames" (como decimos por acá) y aunque al final me dió la razón en teoría, yo se que quiere verme de CEO y ya me puso a trabajar como esclavo según sus ordenes supremas implicitas Jajaja

Ya en serio... Yo creo que debes tratar de alcanzar un balance entre las dos cosas... lo cual no es fácil de lograr.

Un abrazo!

Eugenia dijo...

pos a mi me pasa el segundo caso... Yo trabajo super trankila... nadie me jode, y pos de pana somos amigos... y ya llevo un año y un mes ahi... y pos me siento comoda... por algo paso casi 12 horas alla...
y mi paz no me la kita naaaaaadie!!

saluditos!!